Madera de Pinares S.L.   |   Ahorro ecológico    |   Venta On-line toda Europa     |    Tfno: (+34) 976 796 700 (we speak English and French)  |    Contacto

                

¿Cómo cuidar el césped de su jardín?



PRINCIPIOS DE PRIMAVERA
Con la llegada de la estación, la hierba empieza a crecer más activamente. Éste es un buen momento para comenzar a desherbar y abonar el césped.
Si el tiempo es seco, se debe empezar a regar y a segar con la frecuencia necesaria para que la hierba no crezca demasiado, pero nunca por debajo de los 2 - 3 cm.

Aplicación correcta del abono No se debe abonar el césped si está lloviendo.
Cuando se abona el suelo, la hierba debe estar seca y el suelo húmedo. Si no lloviera en los dos días siguientes a la aplicación del abono, es imprescindible regar el césped para que el fertilizante penetre en el suelo.

MEDIADOS DE PRIMAVERA
Durante estos días hay que continuar con las siegas y los riegos, pero aumentando la frecuencia según las necesidades de crecimiento de la pradera. Como norma general, a mediados de primavera, la siega se hará semanalmente.
Además, éste es el mejor momento para el desherbado o eliminación de las malas hierbas.
Utilización de un herbicida selectivo
El herbicida se aplica de 1 a 3 días después de la última siega.
Cuando se emplea, el tiempo debe ser seco, caluroso y sin viento. Además, el suelo debe estar húmedo y la hierba seca.

Si lloviera intensamente después del tratamiento, el efecto del herbicida podría neutralizarse.

FINAL DE LA PRIMAVERA
Al terminar la estación se debe aumentar el ritmo de la siega hasta llegar a las dos veces por semana (frecuencia propia del verano).
Si el tiempo es muy seco, conviene aumentar los riegos.
Es también el momento de efectuar los abonados que el suelo aprovechará en el verano y de aplicar los fertilizantes de acción rápida, en el caso de que el césped esté descolorido.
Se deben recortar los márgenes de vez en cuando y seguir controlando las malas hierbas.

PRINCIPIOS DE VERANO
ALTURA DEL CORTE DEL CÉSPED EN VERANO

En el comienzo de dicha estación hay que segar y regar regularmente, de manera que la hierba tenga siempre una altura adecuada.
Para mejorar el efecto de los riegos, conviene pinchar ligeramente el suelo con una horca o herramienta similar.
Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir el cortacésped más adecuado:
-Extensión de la pradera: optar por el cortacésped con el ancho de trabajo más apropiado en función de las dimensiones de la pradera.
-Tipo de césped: cuanto más rústico sea, se obtienen mejores resultados con una máquina rotatoria.
-Tipo de acabado: para céspedes resistentes al uso, elegir un cortacésped rotatorio. Para céspedes ornamentales, es más apropiado el helicoidal.
-Uso de los restos de siega: existen máquinas que recogen los restos en un depósito y otras que los trituran y permiten que se dejen en la pradera
-Esfuerzo de tracción: el motor de la segadora mueve las cuchillas y el usuario empuja la máquina. Para evitar este esfuerzo de empujar la máquina, hay que elegir una segadora con tracción.

MEDIADOS DE VERANO
Durante este periodo, las tareas generales son las mismas que se han descrito para el principio del verano.
Si se ha dejado de segar y la altura de la hierba es mayor que en otras siegas, conviene realizar primero un corte de las puntas y alcanzar el tamaño de la hierba deseado con cortes sucesivos.

FINAL DE VERANO
Es el momento de comenzar a espaciar las siegas y los riegos en el tiempo. Además, hay que ir aumentando la altura del corte, hasta alcanzar la altura propia de la estación.
En este periodo empiezan su actividad muchos organismos beneficiosos (como las lombrices), pero también es el momento propicio para que se produzcan ataques de hongos (fusariosis, hilo rojo, etc.). Si se producen, hay que aplicar fungicidas especiales para el césped (Ver ficha proyecto "Plagas y enfermedades del jardín 1").
El final del verano es un buen momento para punzar y recebar con arena las zonas más compactadas y para resembrar las zonas que se hayan quedado calvas.
También es la mejor época para sembrar un césped nuevo. Si se decide hacerlo con tepes, habrá que esperar unas semanas para su implantación.

Airear el suelo
El final del verano o el principio del otoño es la mejor época para airear el suelo. Esta operación consiste en hacer agujeros o hendiduras para que el aire y el agua penetren mejor. Se debe hacer con el suelo húmedo y después de escarificar el terreno.
Para ello, es preciso pinchar el suelo en aquellas zonas que presenten algunos de estos síntomas:
- Encharcamiento tras la lluvia.
- Amarronamiento rápido en periodos secos.
- Zonas desnudas por paso de tráfico pesado.
- Escaso vigor del césped.

PRINCIPIOS DE OTOÑO
Con el inicio de la estación hay que empezar a disminuir el número de siegas y aumentar la altura de corte. Si el tiempo es húmedo, reducir además el número de riegos.
Si ha llovido, no conviene segar con cortacésped, pues la labor se hace más pesada y se arranca gran cantidad de hierba y tierra.
El abonado de otoño se debe acompañar de los trabajos de escarificado, pinchado y resembrado que no se hayan efectuado todavía. Si quedan sobre la pradera hojas de árboles, se deben recoger.
El principio del otoño también es un buen momento para recortar los bordes del césped de cara al invierno.
En un césped nuevo, se deberían haber terminado ya las tareas de siembra. En el caso de que se vayan a utilizar tepes, sería éste el momento para empezar a implantarlos.
Para usar con seguridad un cortacésped eléctrico, y evitar los posibles efectos de la humedad, debemos utilizarlo con cables estancos y asegurarnos de que disponemos de toma a tierra en todas las conexiones.

ATENCIÓN
Escarificar el suelo
Con un rastrillo, o mejor aún con una escarificadora, se hacen pasadas sobre la pradera ejerciendo presión hacia abajo.
Este rastrillado vigoroso se hace al principio del otoño para estimular el desarrollo del césped. Si se hiciera en primavera, el césped se debilitaría mucho.
A veces, también se puede hacer en verano, pero sólo en alguna zona, no en toda la pradera.

MEDIADOS DE OTOÑO
A partir de este momento, las siegas serán ocasionales, de manera que el césped no supere la altura recomendada.
En esta época es especialmente importante no dejar que se acumulen hojas ni otros residuos sobre la pradera.

FINAL DE OTOÑO
Salvo barrer las hojas muertas, en esta época no hay que realizar ninguna labor de mantenimiento especial sobre la pradera. Si hace buen tiempo, todavía se pueden colocar tepes.
Como norma general para esta época del año, no se debe pisar el césped si está empapado o helado.

Mantenimiento de la maquinaria de jardín
Para conservar la maquinaria en perfectas condiciones, conviene seguir
estas instrucciones de mantenimiento:
- Después de cada siega, hay que limpiar siempre las cuchillas con un trapo, comprobar que no han sufrido desperfectos y guardar la máquina en un sitio cubierto.
- En otoño es un buen momento para efectuar una limpieza y engrasado generales, poniendo especial cuidado en la limpieza de manchas de herrumbre, cojinetes y piezas metálicas expuestas a la intemperie.
- En invierno se deben vaciar los depósitos de gasolina y aceite de las segadoras.
- En el caso de las segadoras con motor térmico, se limpian y se ajustan las bujías.
- En el caso de las segadoras con batería, se extrae la batería y se llena con agua destilada para almacenarla en un lugar abrigado y seco.
- Las máquinas eléctricas se guardan una vez que se haya verificado que las conexiones no están flojas.
- Todas las máquinas deben pasar el invierno apoyadas en una superficie de madera o aglomerado, nunca directamente sobre el cemento o la tierra.

Invierno
Al principio y a mediados del invierno, no se hace ninguna operación de mantenimiento del césped, excepto recoger las hojas que van cayendo en la pradera.
La temporada de trabajo empieza al final de la estación. En cuanto la hierba comienza a crecer, se puede hacer un rastrillado del césped de manera que afecte sólo a la superficie. Si durante el invierno se han producido fuertes heladas, conviene pasar el rulo para afirmar el terreno.

La primera siega debe eliminar sólo las puntas de la hierba, pues una siega muy fuerte, causaría el amarilleamiento del césped. En este periodo será suficiente con dos siegas, eligiendo días en que la superficie del césped esté seca.
También es un momento adecuado para examinar el césped en busca de enfermedades y aplicar un fungicida en caso necesario.

-El rulo se utiliza para afirmar la superficie del césped, cuando es lisa. Si existen montículos, no se debe emplear.
-En el caso de praderas establecidas, el empleo del rulo se limitará al final del invierno y principio de la primavera, para afianzar las zonas levantadas por el efecto de las heladas.
-El rulo se pasa siempre con la hierba seca y el suelo húmedo.

Solicitar más información/comprar