Madera de Pinares S.L.   |   Ahorro ecológico    |   Venta On-line toda Europa     |    Tfno: (+34) 976 796 700 (we speak English and French)  |    Contacto

                

Los abonos orgánicos




La materia orgánica, rica en microorganismos tan necesarios para mantener la tierra del jardín en buenas condiciones, termina transformándose lentamente y desaparece. Para compensar estas pérdidas, es necesario que el suelo reciba nuevos aportes con el fin de mejorar su estructura y aumentar su fertilidad y su fauna beneficiosa (lombrices, larvas, etcétera). Ésta es la función de los abonos que proceden de la descomposición de sustancias animales o vegetales.
Cómo aplicar el abono de cobertera
1
Primero se escarba o remueve superficialmente la tierra alre­dedor de las plantas con un rastri­llo o binador, teniendo cuidado de no dañar la raiz.
2
El abono se extiende en finas capas sobre la tierra, mezclán­dolo con ésta. Nunca hay que ol­vidar regar después de abonar.



Tipos de abono
Los orgánicos son abonos de acción lenta ya que. para que sus elementos sean absorbidos por las plantas, necesitan una transformación previa. Los más destacados son los siguientes.


Mantillo
Se origina por la fermentación del estiércol o de otras materias orgánicas. El mantillo deberá estar siempre bien fermentado, pues de lo contrano no destruirá las semillas de las malas hierbas. Nunca debe emplearse sin mezclar porque puede producir quemaduras o transmitir enfermedades que dañen irreversiblemente las plantas.
Compost
Es una mezcla de materia orgánica descompuesta, como, por ejemplo, restos de vegetales. Se emplea para acondicionar y fertilizar las tierras de cultivo. Aunque es un tipo de abono orgánico de bajo contenido en los elementos nutnentes básicos (nitrógeno, fósforo y potasio), aporta humus y mejora la estructura del suelo.
Otros tipos
Existen otras sustancias orgánicas con las que uno mismo puede hacerse su propio abono. Este es el caso de los desperdicios de la comida como las peladuras, los posos de café e. incluso, la harina de huesos. También es posible hacer abonos orgánicos con las cenizas de madera, los artículos de punto de fibra natural o los penódicos. Si los abonos se hacen con los restos orgánicos del jardín, hay que procurar desechar el material enfermo y las hojas perennes.




Solicitar más información/comprar